Trabajo de albañilería

María Antonia Gutiérrez al entrar en su casa y ver la chapuza que habían hecho los albañiles se negó rotundamente a pagar.

Cincuenta años mas tarde, cuando los nietos reformaron de nuevo la casa, tiraron las paredes del baño.

Al momento supieron dónde había estado su abuela desde hacía tanto tiempo.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Moraleja: pague siempre.

Anuncios