El músico vergonzoso

Aquella iba a ser la primera vez que los amigos iban a su casa y Adrián tenía vergüenza de que descubrieran que tocaba el clavicordio. No tenía tiempo para ocultar el instrumento en casa de sus padres, ni en la Mercedes Vito que tenía en el garaje. No lo pensó dos veces. La decisión fue clara y contundente. Se metió el clavicordio por el culo.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://hostiasenvinagre.wordpress.com/2010/02/11/el-musico-vergonzoso/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: